Apple y el cuidado de la salud

2019-01-09T15:43:58+00:00 By |Tecnología|

Artículo de: enriquedans.com

Apple Health

Apple comienza a posicionarse claramente – o al menos, tan claramente como la compañía suele hacerlo – con respecto a su futuro en el ámbito de los servicios vinculados al cuidado de la salud, un entorno sumamente complejo, pero en el que indudablemente, tiene mucho que aportar.

La creciente dedicación de la compañía al ámbito de la salud es ya un secreto a voces: además de poner en marcha un laboratorio dedicado al tema y de organizar con la Universidad de Stanford el mayor estudio clínico sobre salud cardíaca, con más de cuatrocientos mil participantes monitorizando su ritmo cardíaco con el Apple Watch, Apple ha incorporado a su plantilla entre 40 y 50 médicos, y ha lanzado otros dispositivos para, por ejemplo, monitorizar a los usuarios durante el sueño, el período que la mayoría escogen para recargar sus relojes.

La creciente orientación de la compañía a servicios, vista como una de las soluciones a su dependencia del hardware en un mercado progresivamente maduro, y su fuerte compromiso con la privacidad de los datos de los usuarios, del que no duda en hacer gala buscando abiertamente la confrontación con el resto de la industria tecnológica, convierten a Apple en la candidata perfecta para tratar de revolucionar el cuidado de la salud: desde la salida al mercado de la última iteración del Apple Watch, hemos visto desde usuarios enormemente agradecidos, hasta compañías como Kardia o Cardiogram que han creado productos y servicios en torno al mismo. Sin duda, el futuro del cuidado de la salud depende en gran medida del desarrollo de tecnologías de monitorización, así como del trabajo de machine learning necesario para la detección de posibles afecciones o problemas. Algunos de esos algoritmos basados en el ritmo cardíaco capturado mediante fotopletismografía por el Apple Watch ya han probado ser más certeros en el diagnóstico de problemas cardíacos que dispositivos especializados y más intrusivos como las bandas pectorales, o incluso, en algunos casos, mejores que los propios médicos, lo que permite aventurar un futuro en el que muchos de los parámetros de nuestra salud serán monitorizados en tiempo real, y únicamente aquellas situaciones en las que un algoritmo detecte algún posible problema sean las que reciban la atención de un facultativo.

Especialidades como la cardiología o la diabetes, con un fuerte componente de monitorización de datos implicado en su cuidado, son candidatas claras a ver incursiones de compañías tecnológicas, y Apple ha mostrado interés y desarrollo de productos en ambas. Los trastornos cardiovasculares son, con 17.65 millones de muertes en 2016, la causa más frecuente de muerte en el mundo, mientras que la diabetes, con 3.19 millones, se sitúa como la cuarta. Cualquier avance en este sentido puede, potencialmente, llegar a tener un impacto muy importante en un mercado con un tamaño muy significativo. Por otro lado, una evolución de este tipo generaría una situación socialmente compleja pero posiblemente inevitable, en la que aquellos con posibilidad de adquirir los caros productos de una compañía como Apple serían los que tendrían acceso a unas dinámicas de cuidado de su salud más adecuadas y con garantías adecuadas sobre su privacidad, mientras que quienes no pueden o no quieren pagar por estos productos se verían abocados a seguir recurriendo a la medicina tradicional – aquella que únicamente aparece cuando tienes síntomas de alguna afección – o a ponerse en manos de compañías susceptibles de comercializar sus datos.

¿Evolucionará Apple desde ser una compañía de electrónica de consumo hasta convertirse en nada menos que una compañía especializada en proveer servicios de salud? En caso de planteárselo, tendría que generar todo un ecosistema especializado con participación de hospitales, aseguradoras, fabricantes de wearables, etc., además de, muy posiblemente, adquirir algunas compañías especializadas, como hizo con la finlandesa Beddit, cuya banda de control del sueño acaba de lanzar, o con Gliimpse, una plataforma dedicada a la gestión de registros e información de salud.

A la hora de plantearnos la fidelidad de sus usuarios o las posibles motivaciones para la compra de sus productos, un enfoque así daría a Apple una ventaja prácticamente imbatible. Según Tim Cook, algo así podría ser visto como la mayor contribución de la compañía a la humanidad. De hecho, podríamos plantearnos reescribir aquel famoso comentario de Steve Jobs cuando intentaba atraer a John Sculley desde Pepsi a la compañía, “¿quieres pasar el resto de tu vida vendiendo agua azucarada, o quieres la oportunidad de cambiar el mundo?“, como “¿quieres pasar el resto de tu vida vendiendo teléfonos, o quieres la oportunidad de mejorar la salud de la humanidad?”



Artículo de: enriquedans.com

About the Author: